miércoles, 5 de febrero de 2014

¿Qué forma tienen los espíritus, los ángeles y demonios?



Mucho se habla de la forma de un ángel, de como es un espíritu negativo, o un demonio. ¿Son los ángeles blancos?¿Tienen grandes alas también blancas?. Y los demonios, ¿Que forma tienen?¿Son como en las leyendas rojos, con  cola y cuernos?

Es curioso pero cuando varios maestros hemos visualizado a una misma entidad negativa, cada uno lo veíamos de una forma distinta, cada uno con sus matices. Lo mismo con los seres positivos y en general con cualquier energía.

Es un tema muy personal y no pretendo aleccionar, sino sencillamente dar mi opinión. Para mi todo son energías, positivas, negativas, pero energías al fin y al cabo. Las energías, por definición, no tienen forma física. Las energías escapan del plano físico, de las ropas, las formas, incluso los colores. Una energía no es de tal o cual manera. Somos nosotros, cuerpos físicos, los que queremos ver algo tangible en todo, los que le damos la forma a cualquier energía que recibimos.

Un ejemplo. De noche, en la cama, a  oscuras, sentimos una energía perturbadora, molesta, negativa. Nuestro físico busca inconscientemente una representación física de esa energía para comprenderla. Busca en nuestros "archivos de imágenes" y encuentra una forma que se amolda a lo que siente. Quizás una figura alta, vestida de negro, fría… Durante algún instante habremos visto esa imagen. Pero esa imagen es una explicación del intelecto a algo que no comprende.

Cuando sentimos una energía positiva, de paz, de protección, es posible que veamos una figura blanca, con mucha luz, cercana, incluso conocida. Nuestro físico encuentra imágenes acordes a esa sensación.

Pero no se está equivocado cuando se ve así. Es una ilustración de lo que es, adaptada a cada uno de nosotros.

Cuando noto una energía, intento vaciar mi mente de imágenes preconcebidas y realmente es muy difícil conseguirlo. Cuando se consigue, no se gana gran cosa, poco cambia. La representación física de las energías ayuda a comprenderlas. Son una ilustración que acompaña un texto.

Las energías también cambian según el receptor. Se adaptan a las necesidades de quien las recibe. Cuando mando energía a alguien, intento conseguir que lleven consigo el mensaje adecuado. Pero las energías a veces van por libre y al llegar al receptor, se amoldan a sus necesidades. Si mando energías universales y el receptor precisa un abrazo protector, esas energías se convierten en eso, en un abrazo. Si el receptor está falto de amor, de cariño, las energías que envío se perciben así. Las energías se adaptan para ayudar. No tienen forma, ni color, ni estado, pero se pueden recibir totalmente físicas, en formas, color y estado.

Por eso aconsejo dar importancia a las sensaciones, a lo que sientes cuando crees que has visto algo. Tu sensibilidad hará posible entender un poquito más el complicado idioma de las energías.

Como resumen, mi opinión es que generalmente las energías, los demonios, los ángeles, los espíritus tienen la forma que el receptor le de y coincide con las enseñanzas ancestrales recibidas y a veces con las carencias.

Feliz miércoles.

Manuel




1 comentario:

  1. Una vez vi la cabeza de uno, supe que era un querubin y me impresionó, lo más bonito es la sensación que me dejó

    ResponderEliminar