domingo, 4 de mayo de 2014

Cuando aparecen los fantasmas del pasado.



Los errores cometidos, las vivencias experimentadas, las situaciones difíciles, las derrotas sufridas, las decepciones, traiciones, ataques recibidos… pueden acompañarnos y aparecer en nuestras vidas de forma inesperada provocando desde bajadas de ánimo, tristezas y estados depresivos hasta errores en decisiones que pueden desviarnos de nuestro futuro deseado.

Los fantasmas del pasado aparecen para activar los miedos y los miedos son las persianas que se cierran e impiden que entre la luz. Desgraciadamente esos miedos se alimentan del desequilibrio causado y cuanto más efecto producen, mas aparecen y mas fuertes son.

Lo vivido es la experiencia que nos hace cambiar.  El aprender a cambiar, aceptar los cambios, puede ayudar para que los fantasmas del pasado tengan la menor influencia en nosotros. A veces somos esclavos de las palabras, de los hechos, de lo sufrido, de lo vivido.  Mantener las mismas ideas en lo social, lo político, lo religioso, lo espiritual, lo humano durante toda la vida (desgraciadamente algo demasiado habitual) no ayuda a conseguir la paz. Cambiar de opinión, de actitud por los hechos vividos es muy sano y ayuda a conseguir el máximo equilibrio.

El sentimiento de culpabilidad muchas veces aparece junto con esos fantasmas del pasado, y a veces, de manera sorprendente para alguien que lo ve desde fuera, las recriminaciones no tienen absolutamente ningún fundamente. Personas inocentes que han vivido accidentalmente experiencias traumáticas y que se consideran culpables cuando quizás solo han sido víctimas directas o de circunstancias.

Cuando te ataquen vivencias negativas del pasado, te aconsejo que dejes inmediatamente de alimentarlas con tu tristeza. Reacciona inmediatamente y cambia lo que estés haciendo. Si es de día, ponte ha hacer algo que precise la atención de tu mente, o sal a la calle, pasea, haz deporte, suda si puedes. Es la forma de rechazar ese pensamiento. Si es por la noche, rompe el ritmo, levántate, bebe un vaso de agua despacio, ves al baño, lávate la cara, las manos, y vuelve a la cama. Desde luego no es fácil, pero ayuda.

Hay que aceptar lo vivido, aprender de el y aprender a cambiar de opinión. Ser comprensivo evitar recriminarse sin razón.

Feliz domingo.

Manuel

7 comentarios:

  1. Muchisimas gracias Maestro es justo lo que necesitaba leer, un abrazo de todo corazon

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Gracias maestro es verdad los miedos no nos dejan actúa

    ResponderEliminar
  4. ¡Joooo, Manuel! ¡Cómo me ha tocado! Se me ha escapado alguna lagrimita. La metáfora de los miedos igual a persianas, me ha parecido preciosa. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Querido Swuami, quiero comentar lo que compartió el lunes, pero no encontré cómo, así que entro por aquí. Cuánta rabia y dolor vi en las palabras! Supongo que sobradas experiencias las justificarán. Yp desde mi juventud escucho y he repetido "éste país"; lo que pasa es que fue en Argentina primero, 14 años después en España y en general ya llevo como diez países recorridos, en algunos he permanecido más tiempo, en otros menos, pero JAMAS dejé de "ver", "vivir" y escuchar "este país", con miles de relatos, unos mas escabrosos y sorprendentes que otros. Qué quiero decir con esto? Que si, el fallo está en el sistema, y el sistema -simplificando un poco- es la sociedad, que la conformamos cada uno de nosotros. Y ES UNIVERSAL, eso es lo que quería decir, y las masas migratorias lo confirman. No todos emigran por lo económico, sino por lo "social" y una inmensa cantidad termina sintiendo, con el tiempo, que no valió la pena, pero que ya es tarde para mirar atrás. LA CONDICIÓN HUMANA ES EL EJE. No se que le han hecho vivir para llegar a expresar esos sentimientos, si fue por algo personal o por lo que ocurre en general, pero hay que obligatoriamente saber que cuando se camina por los senderos de la luz, y encima se lo hace públicamente, los del lado oscuro lo ven, lo estudian, lo siguen y lo atacan. "La. Guerra de las Galaxias" no es una mera película
    No es de extrañar entonces que se empiecen a "levantar" dificultades que lleven al desquicio, a la exasperación y la sensación de impotencia. Los Dominios de Las Sombras no están jugando, son REALES ENEMIGOS. Así que lo que también hay que saber es que sí, que si hemos caído en el blanco de su mira, hemos entrado en guerra. Y aunque haya aliados, a veces también tendremos que estar preparado para emigrar. Hay métodos para ponerse a cubierto de ante mano cuando uno ya entro en guerra y cada "salida" se convierte en una batalla, pero yo no lo puedo decir aquí. Pero dejo un dato: lo aprendí de mis enemigos, y en mi blog, por ahí perdido, algo hablo de ésto. Le deseo la mejor de las iluminaciones, lo mejor de los colegas y lo mejor del camino a escoger. Toda REVOLUCIÓN primero se CREA en el plano ENERGÉTICO. A no olvidarlo. Lo demás, es hacerse matar, muchas veces por nada. Un saludo de todo mi corazón con mi admiración de siempre. Yanina.

    ResponderEliminar
  6. Ah, y gracias por los fantasmas del pasado, me estaban devorando y lo que parecía haber llegado para quedarse, se fue en menos de 24 horas. Ay las energías!!!

    ResponderEliminar